El público rendido con Capullo de Jerez, en Zaragoza


Apreciados flamencos; queda claro que Capullo ha creado una forma de tango. Tiene un sello personal que encandila a gente como Paco de Lucía, como vimos en el disco de La Tana.
No decepcionó. Como siempre, nadie queda indiferente ante su eco quebrado, Jerito a la guitarra, con su hermano Luis al cajón, y un par de palmas bastan para que tiemblen los cimientos del auditorio.
El nuevo disco Flor y Canela hará las delicias de los cabales y los nuevos aficionados con sus cantes festeros y bulería por soleá.

Publicado en NorteFlamenco.